RECICLAR.

Publicado por Vanesa en

Reciclar o morir, esa es la elección.

El reciclaje como forma de vida.

Hoy quiero hablar sobre un tema muy importante y cada vez más necesario, el reciclaje. Porque, reciclar o morir, esa es la elección. Elección que está en nuestras manos.

Te propongo que juntos investiguemos, sus comienzos, técnicas, procesos y formas de colaborar. Pero primero lo primero.

La palabra “reciclar” posee raíces latinas y significa “recuperar basura y convertirla en un producto nuevo”. Sus componentes léxicos son: el prefijo re- (hacia atrás, reiteración), cyclus (círculo, ciclo, rueda, tomada del griego kyklos, rueda) y -are (terminación usada para nombrar verbos).

Con lo cual se deduce que reciclar es darle una nueva oportunidad, uso, a algo que ya no usamos o no sirve para su principal propósito. También significa reutilizar material que de lo contrario contaminaría el ambiente.

Reciclando a través del tiempo.

Habitualmente se piensa en el reciclaje como una práctica moderna. Surgido por el creciente consumo y el cuidado del medio ambiente. Pero se sabe que el reutilizar algo surgió hace más de 13.000 años. Según un artículo que se publica en la revista Journal of Archaeological Science.

Todo indica que el reciclaje fue una habilidad durante la Edad de Piedra. Se encontraron numerosos artefactos de varias piezas ensambladas. Lo que demostraría que primero se fabricaron las partes por separado con un objetivo concreto. Luego se unieron para formar un nuevo instrumento. Reciclando así diferentes utensilios.

Hace 5.000 años, en la ciudad más importante de Creta, Cnosos, se excavaron los primeros vertederos para arrojar allí la basura, reciclando de esa forma, sus desechos.

En China, hace 4.000 años, se usaban métodos para reciclar el bronce, una actividad que aún se realiza.

Peggy Ayres, investigadora de la historia de los residuos, afirma que otros que utilizaron la gestión de los desechos fueron los antiguos griegos. Concretamente en las zonas urbanas como Atenas, hace 2.400 años, donde se exigía enterrar la basura lejos de las zonas habitadas.

No existe mucha documentación sobre la gestión de basuras y el reciclaje. Aunque somos testigos de las consecuencias de una mala gestión de los residuos en tiempos en los que la basura se tiraba a la calle directamente en muchos casos o al océano.

En New York, no fue hasta el año 1872 cuando se dejó de arrojar la basura al East River. Las enfermedades y las infecciones estaban a la orden del día como consecuencia de estas prácticas.

De hecho, parte de la pérdida sufrida a causa de las epidemias de peste que arrasaron Europa y Asia entre los siglos XIII y XVIII fue debida a la acumulación de basura en las calles de las ciudades.

Por su parte, ingleses preindustriales recuperaban ropa, metales, piedras y otros materiales.  Lo que hizo que los historiadores llamaran aquella etapa como la edad de oro del reciclaje.

Hasta mitad del siglo XIX, el papel se hacía a base de trapos usados. Durante la guerra de secesión estadounidense, las telas y trapos escasearon tanto que los fabricantes de papel importaron momias egipcias para poder usar sus vendajes de lino.

En la segunda mitad del siglo XIX tuvo lugar uno de los ciclos de reciclaje más largos de los que tenemos constancia

Durante buena parte de la Historia, los habitantes de la Tierra han producido una cantidad relativamente baja de basura. La reutilización era una costumbre diaria. Los restos de comida no se descartaban, la ropa se remendaba, casi todo se reutilizaba, muchas cosas se desarmaban y se generaban otras nuevas.

El reciclaje casero empezó a desvanecerse a principios del siglo XX. Las personas empezaron a comprar productos descartables, y además se implementaron sistemas de recolección de residuos en las ciudades.

A finales de los 60, los activistas preocupados por la contaminación, iniciaron el movimiento ecologista emergente, intentando generar conciencia sobre los problemas de contaminación. Pero no fue sino hasta finales de los 80 cuando el reciclaje moderno surgió realmente. A mediados de los 90, la mayoría de los países desarrollados comenzaron a gestionar leyes sobre reciclaje y anunciaron medidas para reducir desechos.

Empresas de transporte de residuos construyeron instalaciones para recuperar y clasificar los artículos reciclables que se recogieran.

Hoy en día todos contamos con información disponible para poder clasificar y recuperar nuestros residuos.

Plástico y algo más…

No sólo el plástico contamina, muchos residuos y materiales también lo hacen.

Un informe realizado por Ocean Conservancy muestra que la ONG dedicada a la conservación de los océanos ha recogido 60 millones de colillas desde los años 80. Un número que no hace más que ir en aumento y podría afectar gravemente a la vida marina. La nicotina, el plomo y el arsénico, contenido en las colillas, son ingeridas por los peces y terminan en nuestro plato.

El reciclaje en el mundo.

Los países centroeuropeos son los que ocupan las primeras posiciones de la lista de países que más reciclan en el mundo.

En los años 80 Suiza estuvo al borde de una catástrofe ecológica. Sus ríos estaban muy contaminados por nitratos y fosfatos, sus tierras por metales pesados y cada año se producían miles y miles de toneladas de deshechos.

Pero hoy, en Suiza el reciclaje es obligatorio, de hecho, si no se hace, hay multas que pueden ascender hasta los 10.000 euros. La clasificación de los contenedores es muy exhaustiva, lo que permite reciclar gran cantidad de la basura. Tanto es así que en Suiza se recicla más del 95% de la basura que crea.

Suiza es el ejemplo de que la mejor medida a las problemáticas medioambientales es el reciclaje, algo que se ha comprobado que es bueno, no solo para el medio ambiente, sino que también para un gran ahorro económico y energético.

Con un porcentaje de reciclaje del 63%, Austria también es uno de los países que más recicla. La región de Estiria, es el estado federado austriaco que se ha convertido en un referente mundial en la gestión de residuos y reciclaje.

Alemania, por su parte, recicla el 62% del total de basura que genera. Todo comenzó con desalentar el consumo de bolsas de plástico. La clasificación de residuos, el compromiso del gobierno, transmitir estas prácticas a los niños, entre otras, permiten que Alemania sea uno de los países mas reutilizadores.

Como vemos muchos países hacen muy bien las cosas, solo es cuestión de imitarlos en estas prácticas y colaborar con el medio ambiente.

Pero cómo podemos reciclar, muchas personas creen que solo se reciclan las botellas de plástico. En tu hogar hay muchas oportunidades de reutilizar.

Conozcamos un poco más del reciclaje.

En la actualidad se recicla aproximadamente solo un 16% de la basura generada a nivel mundial. Ya es hora de hacer algo más verdad?

Existen muchas empresas de tratamiento de residuos que reciclan con maquinarias avanzadas y también muchas otras que investigan nuevos materiales no contaminantes. Pero veamos qué podemos hacer nosotros en el día a día.

Qué se recicla?  Los envases plásticos, papel, metal y vidrio que habitualmente usamos se reciclan. Pueden ser botellas, empaques, bolsas, latas o tarros, envases, revistas, cajas, etc, los desperdicios orgánicos de tu cocina también! Sino estás seguro de algún material podés ver su empaque y si tiene un símbolo de reciclaje como este ♻️ , donde cada flecha significa “Reciclar, Reducir y Reutilizar”.      

Empecemos! En toda tu casa podés reciclar

En la cocina recicla botellas, sachets de leche y yogur, bolsas de papel, papel de cocina, vasos plásticos o de vidrio de yogur, crema, bandejas de cartón y plástico, bolsas plásticas, palillos, brochettes, latas, papel aluminio, bolsas de té y café, y claro residuos orgánicos, cáscaras y trozos de frutas y verduras.

Tu baño tiene botellas champú y crema de enjuague, envases de toallas femeninas, protectores diarios y algodón, dentífrico, recipientes de cremas y desodorantes, envases de líquidos limpiadores, entre muchos otros, que puedes reutilizar.

De la habitación, podemos reciclar prendas de ropa, muebles, papel, elementos electrónicos, pilas o baterías, etc.

Como ves mucho se puede hacer, pero es reciclar o morir, esa es la elección, y para eso solo hay que conocer y tener ganas.

Luego de conocer los elementos reciclables, lo que tenemos que hacer es comenzar la tarea. Por ejemplo, primero sería bueno clasificarlos, así podemos depositar algunos en contenedores específicos para que las empresas recolectoras se encarguen de su tratamiento adecuado, ejemplo las pilas o baterías y los desechos electrónicos.

En cuanto al resto, con los envases se puede hacer muchas cosas, macetas, adornos, nuevos envases decorados, con las telas y prendas podemos ser creativos y armar algo nuevo, hay un sinfín de oportunidades. Lo mejor de todo es que estaremos ayudando al planeta y además nos volveremos más creativos cada vez, lo que nos ayudará a mantener nuestra mente activa.

Flor de plástico – Huerta en recipientes reutilizados – Juguetes con latas y vasos reciclados

Seguro que conociendo todo esto, ahora verás más posibilidades de reutilizar en cada elemento de tu hogar. Donde antes veías desechos ahora verás oportunidades y eso es genial!

En mis redes te compartiré más ideas creativas sobre reciclaje y aprovechamiento, seguinos en Gaia Mater!

Fuentes

https://www.ecointeligencia.com/2014/01/historia-reciclaje/

https://www.clarin.com/sociedad/10-argentinos-quieren-reciclaje-obligatorio-solo-60-separa-basura_0_xe1n2wQE.html

https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/el-reciclaje-empezo-hace-13000-anos

https://www.nationalgeographic.com.es/mundo-ng/actualidad/innovacion-y-reciclaje-2_13839/5

Síguenos y danos like

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram
Suscríbete al email